Dormidas en el cajГіn del olvido, en una cita

Estoy recogiendo las palabras dormidas en el cajón del olvido, los viejos poemas, las relatos, las diarios de mis viajes… , las deseo unirse sobre algunas de las citas desplazándolo hacia el pelo las lecturas que más me gustaron.

Indice sobre contenidos

download dating app

31 diciembre, 2020

La historia de 1898 para desearte un esplendido 2021

bowling green dating

Hay aГ±os endurecidos que quedan marcados Con El Fin De invariablemente en la memoria colectiva e individual de muchisima familia por las enormes dificultades a las que debieron enfrentarse. Llevan un tejido que la navidad de el aГ±o 1898 fue la de estas mГЎs tristes que se recuerdan. La derrota en una tierra caribeГ±a desplazГЎndolo hacia el pelo lejana hizo que el estado perdiera alguna cosa mГЎs que las Гєltimas colonias de un imperio decadente.

Yo puedo imaginar a mi bisabuela Antonia, que por entonces era una niГ±a de once aГ±os, matando el tiempo con sus labores de costura. Con cada broche ha ido clavando en el almohadilla un pretensiГіn y no ha transpirado de este modo, a lo largo de las 3 Гєltimos inviernos, ha pedido centenares de veces el regreso sobre su progenitor sobre una guerra que se libraba al otro ala del piГ©lago.

En MГЎlaga, diciembre puede tener ciertos dГ­as grato y no ha transpirado soleados, No obstante durante las Гєltimas semanas el lapso habГ­a sido desapacible, con derrota y frГ­o. PodrГ­В­amos saberlo por mediaciГ­Віn de las pГЎginas sobre La liga Mercantil, el diario vespertino fundado por empresarios catalanes que editaban en la ciudad asГ­В­ como que igualmente nos cuenta que, Del mismo modo que en las dos aГ±os anteriores, nunca se han cantado villancicos por las travesГ­В­as o que la suerte de la loterГ­a ha vuelto an acontecer esquiva, una vez mГЎs, con las malagueГ±os.

Al final de ese verano habГ­an empezado an alcanzar las primeros barcos repletos de heridos asГ­В­ como todo el mundo pudieron destapar el estado lamentable en el que volvГ­an las soldados, el sufrimiento que contaban las historias sobre deseo, fiebres y fatigas. Escaso a poco, las nombres sueltos del principio se convirtieron en largas listas agrupadas por unidades que publicaban cada fecha los periГіdicos el regimiento sobre San Fernando, el de la Reina, el batallГіn sobre La Habana, el de Simancas, la InfanterГ­a sobre Marina, No obstante en ellas De ningГєn modo aparecГ­a el teniente de primera de AdministraciГіn Militar que su origen Feliciana andaba tras.

Y entretanto sigo imaginando a Antonia podrГ­a ver su angustia, la de su origen, la de sus hermanas por la carencia sobre novedades sobre Cuba. Por supuesto a las mujeres sobre la morada sin ГЎnimos Con El Fin De inspeccionar los escaparates sobre las mayГєsculos almacenes sobre GГіmez Hermanos y no ha transpirado deslumbrarse con las esclavinas de paГ±ete bordadas, las ricos cheviot de pura borra, las astracanes, pelerinas, nubes sobre madroГ±o desplazГЎndolo hacia el pelo sayas. El desГЎnimo de Feliciana tampoco invita an aproximarse a La Imperial, la pastelerГ­a de la esquina de la calle recien estrenada con CinterГ­a, y no ha transpirado comprar borrachuelos o un bonito muestrario sobre patos sobre dulce, esos deliciosos pasteles sobre pasta de cachete y huevo que cuestan cuatro reales la unidad.

Esa nochebuena ni siquiera han tenido la cena en morada de las GarcГ­a Trevijano. El primo amigo de Feliciana habГ­a dejado su cargo sobre dirigente Civil de MГЎlaga en abril, cuando tomГі posesiГіn de el escaГ±o 196 de Diputado a Cortes por el Partido Liberal, que ganГі en dura pugna con el candidato oficialista gracias al soporte incondicional que le habГ­a brindado el mismГ­simo PrГЎxedes Mateo Sagasta. La reina regente MarГ­a Cristina estuvo presente en la solemne sesiГіn de apertura de estas Cortes. Mi imaginaciГіn, que a estas alturas sobre la historia Ahora anda una cosa desbordaba, me desea elaborar fiarse que, hexaedro que el administrador era la Гєnica estirpe que tenГ­an en MГЎlaga, les habrГ­a invitado a pasar en su hogar la nochebuena de las 2 aГ±os de vida anteriores. Por supuesto que la casa serГ­a bonita por motivo de que se sabe que era un varГіn culto que atesorГі una fundamental biblioteca desplazГЎndolo hacia el pelo que, aГ±os mГЎs tarde, el personal rey Alfonso XIII llegarГ­a a pernoctar en una diferente sobre las casas seГ±oriales.

Pero volvamos a Antonia, su historia maneras pieza las narraciones orales que se han transmitido a lo esplendido de estas generaciones de mi estirpe. Cuando era niГ±o mi madre me contaba el sufrimiento que an ella le habГ­a descrito su abuela mucho tiempo despuГ©s. Igual que ademГЎs le contГі que, a pesar sobre cualquier, siempre guardarГ­a un suvenir maravilloso de MГЎlaga, la urbe en donde viviГі las tres aГ±os mГЎs inolvidables sobre su infancia. En las momentos mГЎs endurecidos en mi familia todo el tiempo se recitaba aquella sarta MГЎs se perdiГі en Cuba. A mГ­ me chifla continuar con la costumbre familiar y no ha transpirado aplicaciones como love ru por eso se la sigo recitando a mi hija desplazГЎndolo hacia el pelo sigo guardando un recuerdo maravilloso sobre la urbe del paraГ­so de mi infancia.

Al final del funesto aГ±o sobre 1898 acabГі llegando la confianza, la ansiada carta que Antonio LГіpez enviГі desde el puerto de Cienfuegos, donde permanecГ­a a la espera de embarcar con pieza de estas Гєltimas tropas que aГєn quedaban en la isla. El teniente regresГі enfermizo a MГЎlaga el 28 de enero de 1899 en el vapor Chandernagor. Y nunca es extremadamente complicado imaginar las abrazos tan largamente esperados que debieron producirse ese aniversario en la hogar.

Unos meses más tarde la casa regresó a Churriana, el poblado de la vega granadina, del que Antonio había estado alejado gran cantidad de años por su trayectoria militar. Si bien Antonia era una señorita de orientación agradable para la estacií³n se acabaría enamorando sobre un campesino pobre, analfabeto y bastantes años de vida gran que la novia con el que se casó, a pesar de la robusto competición de su madre Feliciana, que llegó hasta a desheredarla. El campesino se llamaba José así­ como lo conocían en el país por “el Mitaílla”, la curiosa unidad de mesura con la que pedía el anisete que debía calentarle de el frio del sector Durante la estacií³n invernal.

2020 ha sido un anualidad lento, anómalo y complejo. Me quedé sin labor a principios sobre la pandemia, No obstante eso me ha permitido volver a retomar la escritura sobre mi novela luego de algunos años, la biografía de “los Mitaillas”, la más dolorosa, aunque también la más maravillosa que nunca me han contado. La escena en la que el barco de Antonio llega al puerto de Málaga fue precisamente Durante la reciente que logré emborronar en un folio allá por el mes sobre abril https //bit.ly/3hvPL43

A pesar sobre cualquier, me silencioso con la alegrГ­a que continuamente llega despuГ©s de la complejidad. Nunca dudo que en el 2021 volverГЎn las abrazos y no ha transpirado las reencuentros. La de las cosas buenas sobre este aГ±o podrГ­В­a ser nos ha hecho apreciar las cosas que de realidad importan. Con este relato de unas navidades tristes en un tiempo sombrГ­o No obstante con un final esperanzador deseo desearte un nuevo anualidad repleto sobre abrazos desplazГЎndolo hacia el pelo de momentos felices, igual que feliz, sin duda, fue el reencuentro sobre Antonia con su pater.

23 noviembre, 2020

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *